Vive 360 con Rebeca Segebre
Lee el artículo: Billy Graham Un Legado De Fe & Esperanza

Billy Graham

Por Rebeca Segebre

Mi esposo y yo fuimos el pasado sábado 24 de Febrero a Charlotte, NC para ofrecer los últimos respetos al evangelista Billy Graham. El hombre conocido como el embajador de Cristo y el pastor de la nación.

Las sagradas escrituras nos dicen: “Acuérdense de los líderes que les enseñaron la palabra de Dios. Piensen en todo lo bueno que haya resultado de su vida y sigan el ejemplo de su fe.” Hebreos 13: 7.

Con este pasaje en mente, queremos recordar, celebrar y agradecer por la vida de un hombre que vivió fielmente como embajador de nuestro Señor Jesús. Los que vivían y trabajaban cerca de él, lo describían como un hombre con mucha pasión. Pasión por su familia, por las almas, los líderes y la palabra de Dios. Un hombre de oración, energético y entusiasta.

Su verso favorito era el salmo que dice: “Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.” Salmos 16: 11

Su mensaje de Esperanza era bien enfocado en llevar a todos los hombres a tener paz con Dios.

Billy Graham, el evangelista que tocó millones en vida y aún millones mientras lo recordamos en su muerte.

Humildad

Los que tuvieron la dicha de conocerlo en lo personal, le recuerdan por su humildad. Mientras escuchaba testimonio tras testimonio de personas que tuvieron el privilegio de relacionarse con él, noté que todos tenían una virtud que resaltaban: la humildad. Su pastor por los últimos 20 años dijo “Billy hacia que las personas con las que se relacionaba notaran su propio valor, tanto así, que en su presencia uno se sentía el más importante”

La Biblia permanecía siempre abierta. En sus manos o en su pecho. A Billy Graham no le gustaba decir adiós, simplemente decía, hasta que nos veamos nuevamente.

Cuando le preguntaron cómo se preparaba antes de una cruzada, el contestó: yo oro a Dios “Ayúdame” y le digo “lléname Espíritu Santo”

Fidelidad

Otra virtud que vemos en el Dr. Billy Graham es la fidelidad. La fidelidad a dar testimonio de Jesús. Vivió su vida con valores eternos en mente. No una vida perfecta pero perfectamente fiel al señor. Escuchando en la transmisión en vivo, cuando sus seres queridos lo recordaban, su hija mayor dijo que cuando se presentaba una situación en la que otros rápidamente juzgarían a una persona o sus acciones, él les recordaba: “Nuestro trabajo es amar, el del Espíritu de Dios es confrontar y el de Dios es juzgar

Compromiso

Billy dijo en una entrevista que se pasó en los años 80 por televisión, “Es todo hecho por el Espíritu de Dios, Jesús es el que convence a las personas. Estamos llamados a ser mensajeros del mensaje de Jesús. Puedo tomar un mensaje de 4 puntos y por cada punto comenzar con un verso de la palabra de Dios, la cual no pasa de moda y puede ser usada en cualquier idioma o cultura porque todos somos hechos a Su imagen y todos tenemos los mismos deseos y anhelos.

Todos tenemos una palabra en común: pecado y todos necesitamos escuchar que Dios está dispuesto a perdonarnos.

Ya en sus últimos años de vida, en la cocina de su casa, estaban estas palabras escritas para recordar y leer: “Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.” Gálatas 6: 14

“Mi respuesta”

Ahora queremos compartir contigo la columna final de Billy Graham titulada: cómo quiero ser recordado

Nota del editor: antes de su muerte el 21 de febrero de 2018, Billy Graham aprobó la siguiente respuesta como su última columna “Mi respuesta”.

P: Sr. Graham, ¿cómo le gustaría que lo recuerden? Espero ser recordado como alguien fiel: fiel a Dios, fiel al Evangelio de Jesucristo y fiel a la vocación que Dios me dio no solo como evangelista, sino como esposo, padre y amigo.

Estoy seguro de que he fallado de muchas maneras, pero me consuela la promesa del perdón de Cristo, y me consuela también la habilidad de Dios de tomar incluso nuestros esfuerzos más imperfectos y usarlos para su gloria.

Para el momento en que alguien lea esto, estaré en el cielo, y mientras escribo esto espero con gran anticipación el día en que estaré en la presencia de Dios para siempre.

Estoy convencido de que el cielo es mucho más glorioso que cualquier cosa que podamos imaginar en este momento, y espero no solo su maravilla y paz, sino también la alegría de reunirme con aquellos que han ido antes que yo, especialmente mi querida esposa, Ruth. La Biblia dice: “Ahora vemos solo un reflejo como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara con toda claridad” (Parafraseado de 1 Corintios 13:12).

Pero no estaré en el cielo porque he predicado a grandes multitudes o porque he intentado vivir una buena vida. Estaré en el cielo por una razón: hace muchos años puse mi fe y mi confianza en Jesucristo, que murió en la cruz para hacer posible nuestro perdón y resucitó de entre los muertos para darnos la vida eterna.

¿Sabes que irás al cielo cuando mueras?

Puedes saberlo, al comprometer tu vida con Jesucristo hoy. “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Pon tu confianza en Cristo hoy.”